Cuidado con la cabeza, siempre por el lado derecho! ¿Quién dijo que no cabía la puerta?

Un pilar en mitad de una estancia nunca queda bien, pero es que ni siquiera es un pilar! Es una bajante vista.

Menos mal que hace tiempo que por aquí no pasa el tren…

Total si ahí dentro no va a mirar nadie…

 

Esto es por si el propietario se anima a abrir la salida a la terraza.

Para terminar por hoy, un Escher hecho realidad.

vía.

ParaleX.