heineken-bricks
En el mundo contemporáneo de la arquitectura sustentable, del reciclaje y la conciencia social por cuidar nuestro planeta, nos encontramos esta original iniciativa de Heineken y la manera de reutilizar las famosas botellas de vidrio verde con una variación en su forma. Un manera de hacer “arquitectura verde” reaprovechando materiales de la industria cervecera.
WOBO History

Cincuenta años atrás, el dueño de Heineken viajó a la isla de Curaçao y se sorprendió con la pobreza de las viviendas de las comunidades más humildes. En un intento por generar un aporte a este problema, le pareció interesante pensar en cómo poder reutilizar la gran cantidad de botellas de cerveza de desecho producidas por su empresa. Es así como nació WOBO, una nueva pieza de diseño para la construcción de viviendas de bajo costo.

Cortesía de Heineken International

Al visitar Curaçao durante una gira mundial de sus fábricas en 1960, el magnate cervecero Alfred Heineken fue golpeado por dos cosas: las playas estaban llenas de botellas de cerveza – muchas de las cuales llevaban su apellido- y había una gran escasez de materiales de construcción, lo que resultaba en casas de muy mala calidad para las comunidades más pobres de la isla.

En un golpe de creativad o locura, Heineken se dio cuenta de que ambos problemas se resolverían si las personas pudieran construir sus casas con botellas de cerveza. Con la intención de hacer realidad su visión, se unió al arquitecto holandés John N. Habraken para diseñar un nuevo ladrillo de vidrio verde, en el que además, se podría vender la célebre cerveza holandesa.

Aunque los primeros intentos se descartaron por su alto costo y díficil producción, finalmente se llegó al diseño conocido como WOBO Heineken (Botella Mundial) – una pieza de vidrio de color verde esmeralda creada para  funcionar como una botella de cerveza y también como un material de construcción.

wobo bottle

En 1963, la fábrica de cerveza producido una prueba de funcionamiento de 100.000 botellas. El diseño era, por supuesto, en primer lugar, una botella de cerveza funcional, pero cuando se vacía, se convierte en un apoyo pivotante, un ladrillo de vidrio. El diseño del arquitecto Habraken permitió que el cuello de cada botella se instalase en la base de la siguiente, mientras que los lados se alineaban formando pequeñas hileras de ladrillos con ligera curvatura que hacen que sea más fácil de manejar para los operarios y para el mortero agarrar. Con este diseño, una cabaña de 10mx10m de superficie pie se podrían fabricar con un millar de estos ladrillos. Para superar el problema de crear esquinas y aberturas sin tener que modificar las botellas, se diseñaron en dos tamaños para las piezas especiales: una versión de 500mm y 350mm .

heineken-wobo-brick-house

WOBO no estuvo exenta de problemas; su disposición horizontal (a modo de ladrillo) requería una gran cantidad extra de cristal grueso. Además, su forma cuadrada tendía a trizarse en tránsito y durante la construcción, y no había manera de unir dos botellas si llegaban a encontrarse en los extremos.

© Flickr – ©hahatango

A pesar de sus deficiencias, el concepto era revolucionario para la época, como describió el autor y crítico de arquitectura Martin Pawley: “fue la primera producción masiva diseñada desde el principio para tener un uso secundario como elemento de construcción”. Heineken fue tan insistente que planeó incluso la impresión de instrucciones de construcción en el lado de cada botella. Habraken incluso sugirió el envío de las botellas en pallets especiales de plástico para poder ser reutilizados como material para los techos.heineken-cube-square-bottle-2-537x379

Otro ejemplo de pieza apilable de Heineken.

Sin embargo, a pesar del optimismo de Heineken, el departamento de marketing de la cervecería no estaba tan entusiasmado. Preocupado por que la empresa sería responsable por el posible derrumbe de las casas, sin mencionar las consecuencias de asociar su marca premium a la pobreza, la compañía rechazó sistemáticamente los planes de adoptar completamente el diseño.

La idea desafortunadamente desapareció del centro de atención y, a pesar de un breve resurgimiento del interés en la década de 1970, sólo dos estructuras se construyeron: una pequeña cabaña de cristal y una cubierta. De estas botellas/ladrillos existen pocas hoy en día y en lugar de material de construcción, se han convertido en extraños objetos de colección.
images Parada de bus hecha con botellas de cerveza

vía.

El ParaleX