0

Cliente: Grupo Elipse

Ubicación: Paseo de la Reforma, Ciudad de México

Construcción: 58.571 m2

Programa: Torre de usos mixtos

El ParaleX presenta un nuevo e impactante proyecto que tiene lugar en México, en su avenida más representativa que se está convirtiendo, poco a poco en un espectacular escaparate de la mejor arquitectura latinoamericana del momento. El Paseo de la Reforma ha sido, desde su creación en la segunda mitad del siglo XIX, una de las principales avenidas de la ciudad de México y, por su peso simbólico, por su calidad urbana comparable a aquellas emblemáticas de otras ciudades, quizá la más importante de Latinoamérica.

8g

R432, sobre Paseo de la Reforma ha logrado conjuntar las mejores condiciones para un edificio de su tipo. Es un proyecto que abraza plenamente su condición urbana. El edificio se abre a la calle y la calle, garantizando plenamente seguridad, confort y privacidad, entra en el edificio.

7g

Uniendo 12 solares se logra un sitio que va desde Paseo de la Reforma hasta la calle de Tokio, abriendo así la posibilidad de hacer de Manchester una calle peatonal que da una calidad urbana singular a la fachada lateral de la torre y abre la posibilidad de que ésta se abra y conecte con la ciudad y con la vida urbana.

De las 52 plantas de R432, las primeras 3 están destinadas a comercios y restaurantes de lujo, que al mismo tiempo que ofrecen sus servicios a los residentes de los niveles superiores de la torre, la conectan con la ciudad en un entorno urbano rico de experiencias diversas.

El estacionamiento contará con 5 plantas y 35 están destinadas para viviendas de diferentes configuraciones. Habrá además pisos técnicos, de seguridad estructural y de servicios de esparcimiento y entretenimiento para los habitantes, incluyendo gimnasio, área de juegos, piscina, área de masajes y pista para correr. En los últimos 9 niveles de la torre el Hotel Buddha Bar .

1g

2g

 

 

Este rascacielos no sólo multiplica el área del suelo por cierto número de pisos, sino que intensifica de paso el potencial de uso del mismo. Más aún, el reto es no sólo apilarlos, sino implicarlos unos con otros o, mejor, complicarlos unos en otros.

La torre se divide en bloques o zonas, que se identifican por un tema o, más bien, por un ambiente -imágenes de la materia-, como quería Gaston Bachelard. Cada uno implica colores, texturas, olores y sonidos. Desde el suelo, de tierra y roca, hasta el fuego aéreo en la cima, pasando por metal, cristal, agua, semillas y plantas.

12g

A partir de la unidad básica de 70 m2 que genera la estructura de la torre, las viviendas pueden sumar dos, tres o más de estas unidades, de manera vertical, horizontal o combinándolas, permitiendo distintas configuraciones espaciales y programáticas. De esta manera cada usuario puede configurar la vivienda con el tamaño que más se adapte a sus necesidades y que sea diferente de las demás.

vía.

El ParaleX